domingo, 24 de agosto de 2014

La Agonía de Tenochtitlán Por Guillermo Tovar de Teresa

La Agonía de Tenochtitlán
Por Guillermo Tovar de Teresa



   El Virrey Mendoza llegó a México en 1535. La capital se hallaba en un proceso de transición: agonizaba la ciudad azteca y se formaba otra poblada de indios, negros y españoles.l En 1537, Mendoza y Zumárraga se atemorizaron mucho ante el peligro de un levantamiento conjunto de negros e indios. En ese año, los obispos de México, le escriben al emperador diciéndole que: " .. .los naturales aún usan sus ritos gentilicios, especialmente en las supersticiones e idolatrías é sacrificios, aunque no públicamente como solían, más de noche van a sus adoratorios, cúes y templos, que aun del todo no están derrocados .. . y en los dichos cúes y adoratorios que les habemos hecho derribar hasta el suelo de tres meses a esta parte, les habemos hallado sus ídolos ... " .2




   Todavía en 1537, existían adoratorios de pie; Motolinía, hacia esos años, vio los templos y edificaciones indígenas: "Tenía el Teocalli de México, según me han dicho algunos que lo vieron, más de cien gradas, yo bien las ví y las conté más de una vez, más no me acuerdo ... la capilla de San Francisco de México que es de bóveda y razonable de altas, subiendo encima y mirando a México, hacíale mucha ventaja el templo del demonio en altura, y era muy de ver desde allí a todo México y a los pueblos de la redonda" .3
   En la citada carta de 1537, los obispos le piden al emperador: " ... que sea servido de mandar aplicar y hacer limosna a las iglesias de aquellas tierras y posesiones de sus templos e adoratorios que solían poseer los papes e ministros de ellos, con la piedra de ellos para edificar iglesias, y nos de facultad para que se les hagamos derrocar de todo punto y les quememos y les destruyamos los ídolos que dentro tienen ... ". 4
   Ese año de 1537 fue de gran agitación. Como decíamos, el Virrey se atemorizó mucho ante la posibilidad de un levantamiento de indios y negros y le escribió al emperador, pidiéndole salitre para pólvora, armas y navíos y que suspendiera el envío de esclavos negros . El Virrey decía: "si este levantamiento de los negros fuese adelante yo me hallaría el más confuso del mundo por la falta que había de armas para resistirlos".
   Mendoza tomó medidas antes de enviar la carta mencionada: "el Virrey ordenó que alrededor de la ciudad no haya indios a un tiro de ballesta, para fortalecer la ciudad, y que todo ese circuito se allane, que los hoyos que hubiera en ella y en la ciudad se cieguen y que por la ciudad no pasen más de dos otras acequias de agua y que en éstas, en la parte que sale de la ciudad, se hagan alcantarillas de argamasa. Que las atarazanas se muden de sito a la Calzada de Tacuba, que ésta se ensanche otro tanto; que se cerque la ciudad y se hagan cada año alardes según y cuando el Virrey lo mande; que cada regidor haga la ronda con los vecinos ... "6
   Por otra parte, se prohibió que los indios montaran caballos y tuvieran armas de españoles.7 La carta de los obispos tuvo una respuesta del emperador; en una cédula real, fechada el 23 de agosto de 1538, dijo: " Se responde al obispo de México, y otros que el Virrey derribará cúes sin escándalo en los naturales, y la piedra será para las iglesias y monasterios ... "8 Las piedras del templo mayor iban a servir para la nueva catedral; aún existen en el Museo Nacional de Antropología y junto al monumento a Enrico Martínez.
   ¿Por qué no se habían demolido los cúes y adoratorios, en la capital, en los años posteriores a la conquista? Porque no lo permitió Hernán Cortés: un testigo del juicio de residencia del conquistador, dijo cómo Cortés deseaba su conservación, "para memoria". Toussaint afirma: "los templos indígenas subsistieron, por lo menos legalmente hasta el año de 1538" .9

l.-En la carta del contador Rodrigo de Albornoz al Emperador, dice:" ... Se han edificado casi ciento cincuenta casas de espailoles y muchas de los indios que en ella de otra parte viven", por lo cual no recomienda se mude de sitio la ciudad, en Colección de Documentos para la Historia de México, publicada por Joaquín García Icazbalceta. Torno l. México. 1858. p. 506.
2.-García Icazbalceta, Don Fray Juan de Zumárraga. op. cit. p. 91.
3.-Motolinía, Colección de Documentos ... op. cit. p. 63-69.
4.-García Icazbalceta. op. cit. p. 91.
s.-Documentos inéditos del Archivo de Indias, T. II, pp. 198-199, carta
de Mendoza a su Magestad. lo. de Diciembre de 1537.
6.-Acta de Cabildo de 5 de octubre de 1537.
7.-Pérez Bustamante, op. cit. apéndice, Doc. XXIX, febrero de 1537.
s.- Icaza, Francisco de. "Miscelánea Histórica" en Revista Mexicana
de Estudios Históricos, Apéndice, T. II. Núm. 2, p. 50, N. 145.
9. - Toussaim, Manuel. "El Criterio Artístico de Hernán Cortés" en
Revisla de EsiUd!os Americanos, T. l. Núm. l. pp. 59-96.

Tomado de: Cuadernos de Arquitectura Virreinal. #2. UNAM 1985,
antonio de mendoza y el urbanismo en méxico

guillermo tovar de teresa





No hay comentarios:

Publicar un comentario